Una Conversación con Dago Guzmán, el Nuevo Administrador General del Parque

Hace pocas semanas atrás, Dagoberto “Dago” Guzmán pasó a ser el administrador general del futuro Parque Nacional Patagonia, llevando consigo años de experiencia administrando el Parque Pumalín. Ahora vive en el Valle Chacabuco con su señora, Alejandra Retamal, y sus dos hijos. Lily McKeage, quien pasó estos últimos meses enseñando Inglés a los niños y personal del futuro parque, se sentó a conversar  con ellos sobre sus historias, su visión del parque y su pensamiento sobre la conservación.

Dago, Ale y hijo Andres.

 ¿Dónde crecieron?

 Dago: Ambos somos de Santiago, Chile. Nos conocimos cuando estudiábamos en la Universidad Católica en Santiago – yo estudié Ingeniería Agronómica, Alejandra estudió Ingeniería Forestal. Hace nueve años vinimos al sur. 

¿Cómo fue que se enteraron sobre el trabajo de los Tompkins?

Dago: Cuando estábamos estudiando, escuchamos sobre el proyecto del Parque Pumalín a través de un profesor nuestro. Hicimos un paseo de curso a Pumalín, donde conocimos a Doug y Kris. 

Después de haber crecido en Santiago, ¿qué fue lo que les atrajo para venir a vivir al sur de Chile?

Dago: Vinimos al sur porque la conservación – particularmente, la conservación aplicada en terreno – siempre nos ha interesado. Desde la enseñanza media, siempre estuve involucrado en proyectos y organizaciones medio ambientales. Al momento de tener que decidir si continuar o no con estudios de doctorado, empezamos a darnos cuenta –¿cómo lo explico? – que están cortando árboles ahora mismo. Y están construyendo represas ahora mismo. Pensamos que podríamos contribuir más directamente al trabajar en estos proyectos de conservación que en la universidad.

Fuiste el Administrador del Parque Pumalín por años. Cuéntanos sobre eso. 

Dago: En Pumalín, estuvimos involucrados en el proyecto del parque prácticamente desde sus comienzos, así que trabajamos en el origen de muchos proyectos y aspectos del parque. Pudimos ver una impresionante transformación y la historia de una creación que tuvo lugar allí, y ser parte de los protagonistas centrales de ese proceso. Así que nos sentimos profundamente apegados al lugar y en lo que se ha convertido.

Dago con Ricardo Lagos, durante una de las visitas del ex presidente de a Parque Pumalín.

¿Puedes hablar un poco sobre cómo encuentras el futuro Parque Nacional Patagonia? ¿Cómo se compara con Pumalín? 

Dago: Sólo he estado acá por dos semanas, pero mi primera impresión, en esencia: es muy diferente, pero a la vez es igual. Pumalín y el futuro Parque Nacional Patagonia protegen ecosistemas muy diferentes, tienen geografías muy distintas y particularidades en relación a eso, pero son producto de la misma gente y el mismo sistema de pensamiento. En ambos parques, estamos planificando para el largo plazo: proteger estas áreas por 300 años, 400, 500 años. La gran visión de crear estos parques es mucho más amplia y profunda que caminos y centros de información. Se trata de conservar y restaurar un parque ecológicamente viable y representativo de un ecosistema y permitir que la gente experimente la maravilla del mundo sano y natural.

Ale con su hijo Andrés en el Parque Pumalín.

¿Cómo es para tu familia vivir en estos parques remotos?

Alejandra: Una de las mejores cosas de la vida acá es que pasas más tiempo como familia-a la hora de almuerzo, por ejemplo. En la ciudad, la mayoría de la gente pasa tanto tiempo corriendo entre el trabajo y la casa. Acá, eso no existe. También, es tremendamente importante para nosotros que nuestros niños van a crecer en un lugar seguro donde podemos dejar la puerta sin llave y en contacto directo con la naturaleza. Yo crecí en la ciudad, pero todos los fines de semana mis papás me llevaron afuera. Eso fue lo que me hizo respetar y apreciar la naturaleza. Quiero que mis hijos aprendan esto, aunque crezcan y hagan algo completamente distinto. Siempre tendrán un poco de naturaleza en sus corazones.

Dago: Como padre, puedes entregarles una cierta cantidad de información que llevan consigo. Nosotros queremos darles un conocimiento y familiaridad con el mundo natural.

¿Cómo es la cultura de trabajo, dada la cercanía que hay entre la gente viviendo y trabajando aquí en el futuro parque?

Dago: El proyecto tiene muchas características de las de un negocio familiar. Cualquier trabajador puede acercarse a su jefe y hablarle de sus ideas y preocupaciones. Existen medios de comunicación abiertos y esa es una gran ventaja. No somos sólo colegas. Conocemos las vidas y dificultades los unos de los otros. Esto es extremadamente especial, y a la vez también puede ser duro, porque en ese sentido se convierte en un trabajo de 24 horas y 7 días de la semana. 

¿Qué desafíos esperas enfrentar aquí?

Dago:  Piensa en las visitas que van a parques nacionales: en general, ellos saben muy poco cuando llegan y la meta es llevarlos hacia el aprendizaje y el entendimiento—primero, sobre el lugar en particular, y segundo, sobre la conservación en general. Al administrar el parque, debemos concentrarnos en cómo le mostramos a la gente la idea global. En los senderos, en los centros de información, en todas partes.

¿Qué le dirías a la gente joven en Chile o de otras partes interesados en el trabajo de conservación?

Dago: En palabras simples, estamos trabajando para salvar el planeta para las generaciones futuras. En este momento, somos bomberos luchando contra un fuego enorme, fuera de control, con muchos frentes quemándose y muy poca gente luchando contra eso. Sin ninguna duda, podríamos necesitar más gente, especialmente, gente más joven. ¿Qué les diría? Puedes empezar a defender la naturaleza desde tu propio jardín, donde sea que estés: en una ciudad grande, en la universidad, en los suburbios. La meta es comenzar tu propio trabajo para romper esta inercia que se ha tomado nuestro planeta. La educación sobre el medio ambiente es fundamental. Así como yo lo veo, estamos dispuestos a proteger y pelear sólo por lo que conocemos. Por lo tanto, debemos comprometernos a aprender y enseñar. Aquí, en el futuro parque, por ejemplo, hemos comenzado con programas para voluntarios, internos, intercambios de estudiantes, lo que sea que se nos ocurre, para poder expandir el círculo de personas que entienden lo que hacemos acá, y que luego nos podrían ayudar a salvarlo.

Alejandra: Necesitamos tener fe en la gente joven. Un número creciente de ellos quiere enfrentar los desafíos del medio ambiente de nuestros tiempos, desde una variedad de puntos de vista: como doctores, abogados, arquitectos, banqueros, profesores. No todo el mundo trabajará en conservación, pero el movimiento medio ambiental se está desarrollando en esta diversidad y aumento de conciencia.

¿Cuáles son tus esperanzas para el parque – ahora, en 50 años y en cientos de años más?

Dago: Yo espero que se convierta en un parque nacional establecido, que los Chilenos conozcan y visiten; hoy es un proyecto de un parque. Y espero que los proyectos de interés público como este se multipliquen. La filantropía es muy nueva en Chile, y este proyecto tiene como objetivo poner un ejemplo de lo que gente buena puede lograr cuando piensan más allá de ellos mismos.

Alejandra: Yo pienso lo mismo. Yo espero que mucha gente lo visite y obtengan conocimiento sobre el medio ambiente. Y con eso, respetar y proteger la Tierra, de alguna manera, con un granito de arena a la vez.

Bono! Entrevistador McKeage Lily enseñar algunos de los niños del Valle de Chacabuco.

Un comentario en “Una Conversación con Dago Guzmán, el Nuevo Administrador General del Parque

  1. Nora Fuentes González
    18 de May de 2011 at 02:59 hrs.

    Contentísima que hayan logrado esa comunión “matrimonio-hijos- familia-trabajo” tan anhelada por lo más íntimo de nuestro ser, lo que Uds. transmiten en estas hermosas y sabias palabras es lo que nos lleva a no perder la fe en en el ser humano, el más grande y peligroso depredador de nuestra casa, conocida también como PLANETA TIERRA
    Gracias y buena suerte, espero algún día llegar por allá, antes que nuestra geografía sea irremediablemente alterada.
    Besos y abrazos,
    Tía Nora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *