PERFIL DE ESPECIE: CÓNDOR ANDINO

Esta es una de las aves más grandes y longevas de la tierra: el Cóndor Andino es un símbolo de poder, salud y libertad para la gente de la Patagonia. En una mañana despejada en el Parque Nacional Patagonia, es maravilloso poder ver al gran cóndor planeando por los Andes, rozando por encima del canopy en los bosques de haya con su vuelo suave, casi inmóvil.

Los cóndores Andinos tienen un tamaño realmente sorprendente que llega hasta los 1.2 metros de altura y sus alas abiertas se extienden más que cualquier otro pájaro, llegando a medir hasta 3 metros. Estos enormes pájaros pueden llegar a pesar 12 kilos—lo cual es bastante para una creatura que vuela. Para poder moverse eficientemente con toda esa carga, el cóndor Andino prefiere reposar en las alturas de los acantilados empinados de los Andes, y así aprovechar una corriente térmica fuerte para elevarse en el aire tibio de la mañana. Cuando hay buenas condiciones, un cóndor puede volar hasta 300 km en un sólo día, alzándose hasta los 5.000 metros de altura.

Los cóndores Andinos tienen una expectativa de vida muy larga, alcanzando los 50 años o más cuando viven en un entorno natural. Maduran sexualmente entre los 6 y 8 años, el punto en el cual la mayoría se emparejará para el resto de su vida. Cada pareja tendrá un sólo polluelo cada dos años. La hembra coloca su huevo en el saliente de un acantilado empinado y ambos padres comparten la tarea de incubarlo. El pájaro pequeño no aprenderá a volar hasta cumplir los 6 meses y dependerá de sus padres por dos años más antes de que pueda sobrevivir por su cuenta.

Estas aves viven de una dieta que se basa más que nada en la carroña de mamíferos grandes, aunque se ha sabido que toman animales recién nacidos y los huevos de aves marinas en la Cordillera de la Costa. La cabeza pelada del cóndor es en realidad una adaptación inteligente diseñada para mantener la higiene cuando se alimenta de carcasas que no están muy limpias. A lo largo de toda la Patagonia, las fuentes de alimento originales del cóndor (en su mayor parte, guanacos) se han hecho escasas en el último siglo debido a que los pastizales nativos se han transformado en estancias. El cóndor se ha adaptado para alimentarse de la carroña de los rebaños, provocando la ira—y los disparos—de los campesinos que piensan que el ave matará su ganado. Pero al contrario, como carecen de las garras u otras armas naturales que pueden tener los halcones, el cóndor es incapaz de atrapar una presa viva del tamaño de una oveja o una vaca.

Debido a los crecientes impactos humanos en los corredores de hábitat cruciales en los últimos 50 años, el cóndor Andino ahora está en serio peligro de extinción, con poblaciones a lo largo de Sudamérica severamente deterioradas. La caza ilegal y el envenenamiento por parte de los campesinos y cazadores aficionados ambos han devastado poblaciones silvestres, y la baja taza de reproducción ha significado una mayor inestabilidad en la población. La viabilidad de los cóndores jóvenes también ha estado en peligro con las crecientes concentraciones de pesticida que pasan por la cadena alimenticia.

A medida que las poblaciones de su alimento nativo, como el guanaco, empiezan a volver a su estado original y se estabilizan con el proyecto Parque Nacional Patagonia, esperamos poder ver más polluelos de Cóndores Andinos sobrevivir hasta la adultez y cumplir con su papel como elegantes carroñeros de la estepa y montañas de la Patagonia. Sin embargo, nosotros no podemos recuperar las poblaciones de cóndores por nuestra propia cuenta, ya que estos enormes pájaros cubren enormes distancias de territorio en sus movimientos. Para poder mantener los cóndores seguros del veneno y las balas se requiere una mayor conciencia regional y orgullo de estos magníficos animales

2 comentarios en “PERFIL DE ESPECIE: CÓNDOR ANDINO

  1. Ray Healey
    08 de September de 2012 at 01:30 hrs.

    Dear CP,
    I write to commend you on your wonderful story about the Andean condor.
    I learned so much about this majestic creature — previously, I had only known about the California condor — and I was inspired to hear that this great bird can fly as high as 16,400 feet and cover as much as 300 km in one day. Truly impressive.
    But I also found it sobering to hear that each mating pair of condors only produces one chick every two years. That’s suggests to me that, if the Andean condors face anything like the threats to their survival that their California counterparts have faced over the years, it may become harder for them to survive, given the speed with which our environment is changing.
    Anyway, to return to my original theme, your celebration of this wonderful winged creature is heartening — and reminds us that our global wildlife can trace its origins back millennia; my amateur instincts tell me that this Andean condor can ultimately be traced back to that great winged dinosaur, the pterodactyl. By the way, I’m delighted to hear that your organization has embarked on an inventory of all the animal species in Patagonia. A wonderful project, and one I look forward to following. Best, RFH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *