Perfil de especie: sapo de cuatro ojos

El sapo de cuatro ojos chileno es una de las creaturas pequeñas más sencillas y la vez peculiares que hemos encontrado asomándose por el sotobosque en el futuro Parque Nacional Patagonia. El sapo de cuatro ojos, o Pleurodema thaul, parece un sapo común y corriente cuando lo miramos de frente: con manchas gris verdosas, piel granulosa, fosas nasales diminutas y ojos grandes y café que sobresalen por encima de la cabeza.

visto del frente, Pleurodema thaul aparece como un sapo normal.

¡Pero eso no es todo! Visto desde atrás, este pequeño anfibio no es nada común: parece tener un segundo par de ojos puestos justo sobre sus caderas. Estos “ojos” le dan a este sapito la apariencia de tener una cabeza mucho más grande, justo donde se supone que tiene la cola.  Esta segunda “cara” puede engañar a los depredadores haciéndoles creer que este pequeño es más grande de lo que parece—quizás demasiado grande como para enfrentarlo. La pregunta es—esas grandes pupilas ¿son reales o sólo son una imagen?

El sapo de cuatro ojos mostrando sus “ojos” de atrás.

Al parecer, esos ojos falsos y engañosos en realidad son glándulas grandes y venenosas. Cuando el sapito de cuatro ojos está asustado o se siente amenazado, se da vuelta y levanta sus patas traseras, resaltando estas glándulas para hacerlas parecer más como ojos. Este truco—junto con los venenos que lleva dentro—son maravillosas adaptaciones que han permitido que este anfibio comúnmente indefenso sea capaz de mantener a raya a distintos tipos de depredadores que rondan por los bosques de haya del sur.

El sapito de cuatro ojos de la Patagonia se ha adaptado a una variedad de hábitats alrededor de Chile y Argentina, incluidos los bosques de haya temperados, la estepa Patagónica y varias zonas de transición entre medio. Donde sea que se encuentre, los sapos de cuatro ojos disfrutan de una gran variedad de alimentos diminutos tales como hormigas, escarabajos de la col, semillas y otros pequeños trozos sabrosos.

Este sapo resiliente es capaz de resistir las condiciones duras que pueden arrasar en el Cono Sur. Su mayor necesidad para adaptarse es el acceso temporal a aguas tranquilas, donde la hembra puede depositar sus huevos. Como la mayoría de los sapos, estos huevos empollarán bajo el agua, viviendo y respirando tranquilamente bajo el agua hasta que desarrollan cuerpos adultos listos para vivir en la tierra.

Alrededor del mundo, la presencia de los sapos y otros anfibios es una señal de que los ecosistemas están sanos y completamente funcionales. Nos ponemos contentos cada vez que nos topamos con este curioso sapo de cuatro ojos en el Valle Chacabuco, y le deseamos muchos ciclos felices a medida que avanza la recuperación acá en su hábitat nativo.

2 comentarios en “Perfil de especie: sapo de cuatro ojos

  1. Ray Healey
    19 de November de 2012 at 20:13 hrs.

    What a wonderful story! A four-eyed critter who doesn’t even need glasses! This is the kind of reporting that keeps me coming back to CP’s website on a regular basis — and wishing I could visit the park in Chile.
    Best, RFH

  2. Martha Montt
    19 de October de 2016 at 18:31 hrs.

    Hola. Encontré uno en mi piscina que tuvo el agua estancada durante el invierno. Le armé un hábitat con una fuente con plantas acuáticas. Tiene tierra de hoja, piedras, una raíz grande de madera y musgo. Le dejo todos los dias gusanos. Pareciera estar bien. Ya lleva dos semanas en cautiverio. Vivo en Santiago en la comuna de Lampa

Responder a Martha Montt Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *