Ficha de Especie: Bandurria

Imposible de pasar desapercibida y muy sociable, la bandurria (Theristicus melanopis) tiene una fuerte presencia en el futuro Parque Nacional Patagonia; durante la primavera y el verano casi no pasa un día sin que podamos ver una gran colonia de estas aves. Siendo pariente de la garza, la bandurria se destaca por su pico largo, delgado y curvo. A pesar de que a menudo se las puede ver caminado hacia y desde sitios de descanso, también se las puede ver volando a grandes alturas.

Estéticamente, la bandurria tiene un estilo de elegancia despreocupada; Las patas son delgadas y de rosado oscuro, la cara, cuello y pecho son de un tono ocre dorado. En gran contraste con la mitad superior, su parte de inferior y  cola son negras, las alas son gris claro y anchas cuando se extienden. A lo largo de la parte superior del pecho tiene una franja de color gris que parece una cinta o una bufanda. Y, como sugiere el nombre en inglés “black-faced ibis” (ibis de cara negra), la bandurria también se caracteriza por tener la piel de la cara de color negro, rodeando sus ojos rojos.

La bandurria tiene dos subespecies: branickii (la cual se encuentra en los altiplanos de Perú, Ecuador, el norte de Chile y el noroeste de Bolivia) donde vive todo el año. La segunda, melanopis, se encuentra en el sur de Chile y Argentina y emigra a la pampa Argentina durante la época en que no se reproduce. En el sur, es más probable que encuentres melanopis, las cuales tienen una apariencia un poco distinta, un pico más largo y una carúncula negra. Son pequeñas pero robustas, miden entre 73 y 76 centímetros y tienden a vivir en áreas abiertas, campos cultivados y suelos húmedos cerca de cuerpos de agua fresca.

De grandes colonias, las bandurrias son creaturas gregarias (¡y ruidosas!); no es raro encontrarlas anidando en colonias mezcladas con distintas aves acuáticas. A la hora de aparearse, son monógamas y sus nidos normalmente se ubican en árboles altos y acantilados. La crianza es un trabajo compartido—ambos sexos construyen el nido y después de que la hembra deja 2 o 3 huevos, ambos padres incuban los huevos (por un período de un mes).

Acá en el futuro parque, sus fuertes gritos a veces te despiertan o te sacan de un profundo pensamiento, con su sonido claramente metálico, como una corneta. Si no las escuchas, puedes verlas muy seguido caminando lenta y metódicamente, buscando comida en el suelo con sus picos largos, alimentándose de insectos, gusanos, anfibios y ocasionalmente, de pequeños roedores y pájaros. La bandurria es una parte integral y bien conocida de la fauna del parque y esperamos que lo siga siendo por muchas generaciones más.

4 comentarios en “Ficha de Especie: Bandurria

  1. Christina Hutton
    08 de May de 2013 at 22:44 hrs.

    I remember these wonderful birds during our visit to the park and lodge in March. Thanks for your great pictures!

  2. Jerryta
    30 de November de 2014 at 02:49 hrs.

    me encantan las Bandurrias, su sonido me parece agradable, si son ruidosas pero es un sonido agradable, salvaje, del sur de Chile, k encanto,son bknes!

  3. 09 de November de 2015 at 12:26 hrs.

    Es curioso enterarse que no existe ningún estudio sobre la presencia e interacción de la Bandurria en parques y espacios públicos y particulares, urbanos, acá en Valdivia se posan en los techos de las casas donde incluso pernoctan.

  4. Cecilia
    05 de March de 2016 at 14:09 hrs.

    Amo a las bandurrias, son mis aves preferidas, pero me gustaría saber dónde se s puede ver con sus polluelos ya q nunca he visto bandurrias chicas , siempre cuando ya son grandes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *