Ficha de Especie: Austral Negrito

coleg2

Este pequeño, de tan sólo 12 a 13 cm de largo, tiene varios nombres: Austral Negrito, Negrito Patagónico, Colegial o Lessonia rufa, en términos científicos. Se distribuyen ampliamente a lo largo de varios países de Sudamérica. Si estás en la Patagonia durante el verano Austral, presta atención a estas pequeñas criaturas; podrás verlos corriendo por el suelo dando saltos bruscos, inquietos, generalmente persiguiendo insectos para comer, haciendo aleteos cortos en el aire.

Una vez que los veas, trata de ver si estás frente a un macho, una hembra o un pichón. Estos son algunos de sus rasgos físicos para ayudarte a reconocerlos. Por ejemplo, el macho es casi completamente negro con la excepción de que tiene una mancha muy distintiva de color rojo ladrillo en su espalda, mientras que la hembra tiene la cabeza y el cuello color café grisáceo, la espalda de color café opaco, generalmente las alas negras y las partes de abajo de un color gris ceniza opaco. Cuando vuelan se les puede ver una línea de silueta blanca en sus colas. Los polluelos son muy similares a la hembra, pero tienen más color café en sus espaldas. Durante el verano Austral, esta es una de las especies de aves que puedes ver con mayor abundancia en el futuro Parque Nacional Patagonia.

Dentro del “mundo aviador”, los Negritos Australes pertenecen al orden de los Paseriformes (la familia Tyrannidae). Una característica común en la especie de este orden es la distribución que tienen en los dedos de sus patas (tres apuntan hacia delante y uno hacia atrás), lo cual los ayuda a pararse en las ramas. El apareamiento ocurre entre Septiembre y Enero, y el macho se luce agitando sus alas volando entre 10 y 15 metros arriba en el aire. Si el apareamiento es exitoso, la hembra pone entre dos y cuatro huevos en un pequeño nido abierto hecho de ramas, palitos y raíces, y generalmente puesto debajo de un follaje que cuelga sobre el suelo o una roca saliente a un acantilado. Los polluelos son atriciales, lo que quiere decir que son ciegos, sin plumas e indefensos cuando salen recién de sus huevos. Por lo tanto, los pollos necesitan un enorme cuidado de sus padres. Una vez que a los críos les han salido las plumas emigran al norte con las hembras, quienes cuidan de los pollos (los machos emigran antes al norte). La migración al norte los lleva tan lejos como Bolivia y el sur de Brasil. ¡A nosotros siempre nos fascina verlos haciendo el largo viaje que hacen todos los años a la Patagonia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *