Programa de Conservación de Ñandú se Inaugura en Parque Patagonia

Wald_chi15_0125valchac-5481

Benjamín Saucedo, hijo del Director de Vida Silvestre, Cristián Saucedo, le da hojas verdes a dos Ñandús bebés huérfanos. Foto: Beth Wald

El Valle Chacabuco, el cual conforma el corazón del Parque Patagonia, es uno de los últimos lugares que quedan donde pueden vivir con seguridad algunas de las especies más amenazadas de la Patagonia chilena. Entre las más conocidas se encuentra el huemul, cuyo 10% de su población total del mundo vive dentro del parque. Por otro lado, la población de ñandúes del parque (también conocido como ñandú de Darwin o Choique), es otra razón más para proteger el valle de manera perpetua. Debido a que la SAG los categoriza a nivel regional como ‘En Peligro de Extinción’, los 25 ñandúes que se estima que viven en el parque pueden jugar un rol fundamental para recuperar la especie. Por más de un siglo esta población ha sido marginada a la zona este del parque cerca de la frontera con Argentina. Segregadas por las actividades del ganado y los cercos, la población de ñandúes ha sufrido con la caza ilegal y la recolección de sus huevos por muchos años.

Con la intención de revertir la tendencia de disminución de la población, en 2015 Conservacion Patagonica estableció el Programa de Conservación del Ñandú para proteger, monitorear e idealmente aumentar la población de esta ave en peligro. Altamente susceptible a la depredación y la pérdida de sus nidos y polluelos por los zorros culpeo, pumas, grisones, quirquinchos, gatos monteses, perros domésticos y la caza ilegal, es poco probable que esta población sea capaz de prosperar por su propia cuenta. Pariente del avestruz, el ñandú de Patagonia es más pequeño en tamaño, color marrón, gris y blanco y, a pesar de que no puede volar, puede correr a una velocidad de hasta 55 km por hora. Además de ser cazado por sus plumas, los huevos del ñandú a menudo también son codiciados por los humanos o comidos por depredadores. En 2014, CP contrató al guardaparques, Manuel Cabrera, para cuidar y monitorear los ñandúes del parque. Con la ayuda de un equipo de cámaras trampa, Manuel hace patrullajes a pié por el área, documentando los ñandúes que observa e identificando a los depredadores.

_DSC0693

Un Ñandú polluelo en el Parque Patagonia Foto: Joaquín Niemann

Wald_chi15_0125valchac-4266

“Puesto Ñandú,” ubicado en la zona más al este del parque, donde se encuentra el hábitat natural del ñandú. El guardaparques Manuel Cabrera vive al lado del corral para monitorear y cuidar a la población de aves en cautiverio. Foto: Beth Wald

Wald_chi15_0125valchac-4272

De izquierda a derecha: Paula Herrera, Veterinaria del Parque, Manuel Cabrera, Guardaparques, y Cristián Saucedo, Director de Vida Silvestre, discuten la estrategia para el nuevo programa de ñandúes del parque. Foto: Beth Wald

En Diciembre de 2014, Carabineros de Chile encontraró a dos polluelos ñandúes huérfanos y, en cumplimiento con el SAG, los trajeron al Puesto Ñandú, la estación de guardaparques de ñandúes de CP, para incluirlos en un programa de crianza de la especie. Durante el invierno, los polluelos fueron monitoreados y rehabilitados en cautiverio, sin embargo, crecieron rápidamente y ya no pudieron seguir viviendo al interior. Al llegar el verano, el Equipo de Vida Silvestre construyó un corral al aire libre para los dos polluelos. La adopción de los ñandúes polluelos impulsó la creación del primer Centro de Reproducción para la Conservación del Ñandú en la región, para más tarde integrar diez nuevos ñandúes polluelos provenientes de otra población en cautiverio ubicada más al norte en la Patagonia. Después de pasar décadas marginados, esta es una oportunidad única para aumentar las cifras de su población actual y sus genes.

DSC_0179

Carabineros de Chile encontró a los dos primeros ñandúes polluelos del Programa de Conservación. Ambos estaban heridos y eran huérfanos, pero fueron cuidados hasta que volvieron a estar sanos. Foto: Beth Wald.

En Marzo de 2015, un grupo de voluntarios asistió al Equipo de Vida Silvestre para construir un segundo corral, justo a tiempo para recibir a los diez nuevos polluelos que estaban llegando. Los polluelos fueron transportados en avión en jaulas especiales y aterrizaron en la pista del este del parque. Los polluelos se adaptaron bien a su nuevo entorno durante el invierno austral, sin embargo, dos polluelos tristemente se perdieron debido a causas naturales e inevitables. A medida que los polluelos empiezan a crecer (la madurez sexual de los ñandúes es de dos años), las aves empezarán a emparejarse para reproducirse y así desarrollarán el crecimiento de su población. Dependiendo del éxito de su supervivencia y reproducción en el programa, se contempla presentar al SAG un plan de liberación apropiado combinando cantidades y géneros.

IMG_1415

En Marzo 2015, nuestro dedicado grupo de voluntarios construyó el segundo corral de ñandúes del parque para recibir la llegada de diez nuevos polluelos. Foto: Joaquín Niemann

En Noviembre de 2015, el equipo descubrió el primer huevo producido en los corrales. A pesar de que es poco probable que nazcan polluelos de los huevos que salen en este momento, las aves están mostrando un buen comportamiento de apareamiento. Los ñandúes son únicos en cuando los machos son los responsables de incubar los huevos así como también criar a los polluelos. Los ñandúes también son polígamos—los machos se aparearan con varias hembras, quienes luego depositan sus huevos en el nido del macho. Después de un período de incubación de 40 días, todos los polluelos nacerán dentro de 1 o 2 días.

image013 (2)

El primer huevo de ñandú producido en cautiverio en el parque. El objetivo del programa es criar nuevos polluelos de ñandú para luego liberarlos en el parque. Foto: Manuel Cabrera

Si todo sale bien, el programa de crianza le dará la bienvenida a nuevos polluelos de ñandú a partir de Septiembre de 2016, los cuales esperamos liberar a la naturaleza alrededor de enero de 2017. Dado que este programa es el primero de su clase en Chile, el equipo deberá observar cuidadosamente el comportamiento y salud de los ñandúes a medida que avanzamos con este nuevo plan. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de Aves Chile (la unión de ornitólogos de Chile), así como también de reconocidos expertos en esta especie provenientes de otros países e investigadores de la Universidad de Chile. Los ñandúes ya están trabajando como embajadores de conservación gracias a que llaman la atención sobre la creación del parque y nuestros trabajos de recuperación. CP ha recibido una increíble asistencia por parte de Carabineros de Chile, quienes impulsaron la creación del programa al rescatar a los dos polluelos huérfanos desde el principio. Ademas, los niños del colegio local de Cochrane disfrutaron un emocionante paseo en terreno para visitar a los ñandúes, los cuales han sido incorporados al curriculum de ciencias.

IMG_0068 (1)

Los niños del colegio local visitan los nuevos corrales de ñandúes. Foto: Jorge Molina

2 comentarios en “Programa de Conservación de Ñandú se Inaugura en Parque Patagonia

  1. sfgreen975@gmail.com
    01 de February de 2016 at 15:57 hrs.

    Really appreciate the updates-keep them coming!

  2. Tony B
    07 de April de 2017 at 15:28 hrs.

    Fantastic to see the preservation of the species! Keep up the good work!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *