Conservación Patagónica ENGLISH VERSION

Adquisisión de Tierras

El parque unificará la Reserva Nacional
de Jeinimeni, con el Valle Chacabuco
y la Reserva Nacional Tamango

Tenemos la oportunidad de trabajar en una ubicación especialmente estratégica. No sólo porque la Patagonia en sí es un tesoro ecológico agreste, sino porque el parque ocupa una zona de esta región que es particularmente significativa y crítica. La mayor parte de nuestra tarea de adquirir tierras para el futuro parque ya ha concluido .El futuro Parque Nacional Patagonia abarcará el Valle Chacabuco y las vecinas montañas de Jeinimeini y Tamango. Esta zona, de belleza espectacular, presenta una oportunidad única de crear un nuevo parque nacional bajo dos aspectos:


Es crítica desde el punto
de vista ecológico

En la zona de transición entre la estepa semiárida patagónica y los bosques templados de ñirres, el futuro parque abarca una infrecuente variedad de hábitats, desde pastizales y humedales hasta altas cimas. Esta diversidad de hábitats brinda un espacio crítico para que las especies se adapten a un clima en cambio. A nivel global, los pastizales carecen de la protección necesaria. Además, esta área cuenta con una de las poblaciones más grandes de huemules que quedan en el mundo.

El parque protege un área de gran biodiversidad
y un ecosistema poco protegido en todo el mundo


Tiene lucidez política

CONAF, la institución chilena a cargo de los parques nacionales, incluyó hace ya 30 años al Valle Chacabuco en la lista de sitios prioritarios de conservación, debido a su importancia biológica. Sin embargo, no tenía acceso a los fondos necesarios para adquirir estas tierras de propiedad privada.

Nuestro plan de conservación contempla la donación de 80.000 hectáreas aproximadamente, que hemos adquirido en el Valle Chacabuco; Chile aportará al futuro parque las 186.000 hectáreas que componen actualmente las Reservas de Jeinimeni y Tamango. Al elevar estas áreas a la categoría de Parque Nacional se garantizará el nivel más alto de protección para la zona.

El grueso de nuestra adquisición de tierras tuvo lugar en el año 2004 con la compra de la Estancia Valle Chacabuco, de 70.000 hectáreas, una de las estancias ovejeras más grandes de Chile, que sufría las consecuencias del sobrepastoreo. Hemos comprado varias propiedades en los años subsiguientes, todas ellas a personas que querían venderlas y a quienes ofrecimos trabajo en el futuro parque.